¿Cómo elegir una compañía de seguros?

Es posible que un seguro no nos suponga un pago de mucho dinero, pero al contratar un seguro estamos estableciendo un contrato que puede perdurar en el tiempo, con lo que es importante saber cómo elegir una compañía de seguros.

Cuando no conocemos un producto parece que lo más importante sea el precio y estamos dispuestos a comprar lo más barato ya que no nos fijamos mucho en la empresa que nos vende ese producto. En el caso de los seguros ese comportamiento puede ser un error y saber elegir con qué compañía contratamos es tan importante como elegir la modalidad de póliza de seguro que contratamos.

La primera premisa que debemos tener en cuenta para elegir la compañía, es muy sencilla y sólo supone pensar…

¿Conozco la empresa? ¿me suena?

 

Si me suena es que es una empresa que lleva años en el sector y ¡eso es importante!

Entre las compañías más conocidas se encuentran tanto multinacionales como Allianz, Zurich, Axa, Generali, etc o empresas españolas como Vida Caixa, MAPFRE, Mutua Madrileña o CASER.

La segunda premisa sería asegurarnos que la compañía con la que contratamos sea segura – ¡nunca mejor dicho! – además, teniendo en cuenta que los seguros son productos financieros, eso supone que la compañía sea estable con un gran músculo financiero…

¿Cómo puedo saber su solvencia financiera?

 

En principio todas las compañías están auditadas en los índices de calificación que otorgan las agencias llamadas de rating como Fitch o Standard and Poors; así que para que la consideremos, la empresa debería estar acreditada con una A, AA o AAA, en el mejor de los casos. De nuevo, las compañías más conocidas reciben las calificaciones más altas.

La tercera premisa parte de la experiencia de nuestrosfamiliares o amigos así que…

¿Por qué no preguntar a mis conocidos?

 

No sólo se trata de que la compañía en cuestión pueda responder a nivel financiero si no que el servicio sea el mejor posible, rápido y que la solución de posibles siniestros no nos suponga ninguna molestia en nuestro día a día, y eso nos lo pueden confirmar personas de nuestra confianza que tengan seguros contratados con esas compañías y que seguro nos ayudarán a decidir.

Para la cuarta premisa, sería una buena idea dirigirnos a los mediadores que puedan tener esas compañías para poder poner nombre y cara a los servicios que vamos a contratar.

¿Qué nos aportaran los mediadores?

 

Una diferencia que encontramos entre las compañías low-cost y otras más establecidas es que estas últimas cuentan con una red de mediadores, agentes, corredores, etc que ofrecen un servicio más cercano y que son capaces de responder de una manera más rápida y directa a nuestras necesidades.

Puedes profundizar más en nuestro artículo sobre el canal mediador.

Conocer a los agentes de las diferentes compañías y ver cuál nos genera mayor confianza también es una manera de decidir sobre qué compañía nos interesa más.

Una quinta y última premisa para elegir y que puede ser decisiva para asegurarnos con una compañía de las más conocidas es fijarnos en los productos que ofrecen, comparándolos bien con los de las compañías low-cost evitaremos caer en la trampa de los precios.

¿Qué pago con cada compañía?

 

Esto supone revisar qué ofrece cada póliza y a qué precio; es habitual que las pólizas más baratas tengan menos prestaciones así que si nos interesa tener según qué servicios es más rentable pagar algo más a cambio de que todos esos servicios estén incluidos en nuestra póliza y no sean añadidos como suelen ser en las pólizas low-cost.

Como en tantas cosas, dedicando algo de tiempo y siguiendo los consejos de un profesional seremos capaces de elegir un contrato de seguro que se adaptará mejor a nuestras necesidades y a nuestros bolsillos.

 

Share This