La jubilación de los autónomos es un verdadero dolor de cabeza. Ya no tanto por el merecido periodo de descanso, sino por conseguir una jubilación digna que nos permita mantener un nivel de vida similar al actual.

De media, la pensión de jubilación de los autónomos es la mitad que la de un trabajador de régimen general.

 

Esta situación se debe a que la mayoría de los trabajadores autónomos, más de un 85%, cotiza por la base mínima, por lo que su media de pensión ronda los 700 €, muy por debajo de la media de pensión de trabajadores de régimen general que se sitúa en torno a los 1200 € (consulta todas las bases de cotización de la Seguridad Social en 2019 en este enlace). Esta situación es contrapuesta a los trabajadores del régimen general que cotizan en base a su retribución.

Pero, ¿Qué otros aspectos afectan a la jubilación de los autónomos?

Otro punto fundamental a la hora de calcular la jubilación de los autónomos está en los años que se hayan cotizado. Hace muchos años, en tiempos de bonanza económica, los trabajadores cotizaban durante muchos años y de cara al final de su carrera profesional solían subir su base de cotización para incrementar en la medida de lo posible su pensión. Este aspecto hoy en día es más complicado ya que la incorporación al mercado laboral es más tardía y por tanto limita la capacidad de cotización en años y cuantía. Según los datos oficiales de la Seguridad Social, esta es la tabla de los años necesarios de cotización para la jubilación de los autónomos y del régimen general hasta llegar a los 67 años en 2027.

Opciones para mejorar la jubilación de los autónomos

Ahora que ya hemos visto los aspectos que influyen en la pensión de jubilación de los autónomos, vamos a darte las diferentes opciones que tienes para mejorarla.

Aumentar la base de cotización

Teniendo en cuenta que la mayoría de los trabajadores autónomos cotizan por la base mínima, es decir, abonan mensualmente una cantidad cercana a los 280 €, deberían plantearse aumentar esa base de cotización.

Para aproximar la base de cotización a la pensión media de los trabajadores de régimen general, la cantidad mensual que deberían pagar tendría que ser cercana a los 500 €. Pero si ya hemos visto que un trabajador autónomo a duras penas es capaz de pagar esa cotización mínima, a partir de qué edad debería empezar a plantearse aumentar esa cotización

Cálculo de la edad para aumentar la cotización

A partir del 2022 se cogerán de referencia los últimos 25 años para calcular la base reguladora  de la jubilación de los autónomos. Actualmente hay una transitoria en 2019 que fija la cifra en los últimos 22 años de cotización. Así que para aquellos autónomos que vayan a jubilarse a partir del 2027, dónde la edad de jubilación sube hasta los 67 años, deberán plantearse aumentar la base de cotización a partir de los 42 años.

Soluciones de jubilación privadas

Las dos opciones anteriores forman parte del sistema de pensiones públicas de la Seguridad Social. Este sistema mantiene unas garantías mínimas pero también genera ciertas incertidumbres a futuro. Es por este motivo que cada vez más existen opciones privadas para planificar la jubilación y así mejorar la pensión. Estas opciones no sólo generan más seguridad a los futuros pensionistas, sino que son más flexibles a la hora de realizar las aportaciones de ahorro.

Las dos principales opciones que más se utilizan son los Seguros de Jubilación y los Planes de pensiones. Ambas opciones, aunque parecidas, no son lo mismo y por tanto aportan beneficios y obligaciones distintas que en función de cada caso será más conveniente una opción u otra. En nuestro artículo Seguro de jubilación o Plan de pensiones ¿Qué es más conveniente? encontrarás todas la claves para tomar la mejor decisión.

 

En Fraile Seguros estamos especializados en ayudar a nuestros clientes en la planificación de su jubilación, no sólo aportando soluciones de jubilación privadas, sino asesorando en todo los necesario también desde la óptica de cotización en la Seguridad Social a través de Fraile Abogados.

Share This