¿Cómo invertir con éxito? Quinto, la mejor estrategia de inversión es el compromiso 

 

Aunque parezca una obviedad, el compromiso es clave no sólo a la hora de pensar en hacer una inversión determinada, sino en cualquier proyecto que puedas emprender. Pero tranquilos, nuestra intención no es otra que ofreceros una guía para invertir con éxito, por lo que nos centraremos en los tres compromisos más importantes que deberás adquirir para una buena estrategia de inversión:

Más estrategia de inversión y menos táctica

 

Como ya hemos comentado en otros artículos, es fundamental valorar la estrategia de inversión con una perspectiva a largo plazo. Es a partir de este concepto del que extraemos uno de los mantras más utilizados en el mundo de las inversiones.

La estrategia de inversión es más importante que la táctica

 

Esto significa que deberemos trazar una estrategia de inversión valorando diferentes opciones de inversión entre renta fija, variable o bonos. Esta estrategia estará lógicamente apoyada en nuestro perfil en base al riesgo de inversión.

Muchas veces encontrar la proporción en renta fija y variable es realmente complicado, una manera simple de calcularlo es utilizando la ecuación matemática de “100-x = % inversión variable”. Por tanto, si tienes 40 años, (100-40 = 60) significará que deberías invertir un 60% en renta variable.

Otro problema que puede plantearse para realizar esta estrategia es tener que ser uno mismo el que calcule y haga las inversiones. Tranquilos, por suerte este problema está solucionado gracias a los bonos. Los bonos de inversión ya están estructurados para poder definir los porcentajes entre renta fija y renta variable, facilitando así mucho la labor del inversor.

 

Diversificación 

 

Si antes hemos hablado de la necesidad de tener una estrategia de inversión para definir la distribución entre renta fija y renta variable, ahora le toca el turno a la diversificación

Nunca juegues todo tu dinero a una única inversión

 

Este concepto puede parecer baladí, pero es realmente muy complejo. Es de naturaleza humana creer que debemos acertar siempre en todas las inversiones que hacemos. Esto lógicamente es un pensamiento de alguien que no lleva mucho tiempo invirtiendo, ya que si analizas la rentabilidad de diferentes activos financieros en un periodo de 5 años, puede ver cómo el valor que en el año 1 era el más rentable, puede pasar al año siguiente a estar en la cola en cuanto a rentabilidad se refiere.

 

Constancia 

 

Invertir dinero en diferentes activos debe ser algo satisfactorio, que te motive y te genere ilusión. La constancia sólo se consigue con ilusión. Pero esta constancia ya no es sólo desde la óptica de satisfacción personal, sino que también va muy vinculada al ahorro. Como ya comentamos en nuestro artículo de inversión única vs periódica:

Realizar pequeñas aportaciones siempre es más rentable que hacer una gran aportación de golpe

 

Esto significa que, teniendo en cuenta lo comentado anteriormente, las propias turbulencias de los mercados hacen que según el momento de inversión, el precio puede variar mucho y por tanto acabemos comprando o muy caro o muy barato. Por el contrario, si vamos realizando pequeñas aportaciones, el riesgo de comprar en momento álgidos del mercado se reduce.

Otro aspecto importante es la capitalización de los intereses, que no es ni más ni menos que reinvertir los beneficios obtenidos para seguir rentabilizando el ahorro. Así cada año, mejora el ahorro y la rentabilidad del mismo.

 

En Fraile Seguros nos encanta ayudar a nuestros clientes a mejorar la rentabilidad de sus ahorros y estaremos encantados de asesorarte sin compromiso para que tu también lo consigas.

Share This